domingo, 6 de mayo de 2007

Los tesoros de Tanis




El descubrimiento de las tumbas reales de Tanis

La ciudad de Tanis, la actual Tell- san el-Hahar,se encuentra a 130Km. al Nordeste de El Cairo. Desde que se descubrieron sus ruinas ( en 1800 ya figuran en la Description de l’ Egypte) Tanis se identificaba con Per-Ramsés y también con Avaris, la ciudad de Ramsés II la primera y la capital de los Hicsos la segunda. En 1918 A. Gardiner, leyendo los textos, vio que Per-Ramses era una ciudad diferente de Tanis, situando a esta última sobre la rama Pelúsica del Delta. No pensaba lo mismo Pierre Montet, profesor de egiptología en Estrasburgo quién,, en 1928 interesado por los vestigios de Ramsés II que afloran continuamente, decide excavar en Tanis. Una vez más la casualidad es la “culpable” de un gran descubrimiento. Montet, había empezado su carrera en el Libano, concrecatamente excavando en Byblos; alli quedo sorprendido por los vestigios egipcios que se encontraba, y decidio buscar la reciprocidad en Egipto, buscando restos fenicios en Avaris…asi fue como llegó a Tanis…creyendo haber encontrado Per-Ramsés…pero que estos errores de ubicación no nos hagan olvidar la gran labor de este arqueólogo.

En condiciones muy dificiles, y siempre acompañado por su esposa, cada invierno el profesor recuperaba objetos que engrosaban las colecciones del museo cairota. Una vez construida la casa de la misión, el equipo basico estuvo formado por Jean-Louis Fougerousse, arquitecto; Georges Goyon arqueólogo asistente de Montet; el abad egiptólogo Paul Bucher y la dibujante Lucienne Eprou.

Desde 1929 a 1940 la misión trabajó excavando la parte Sur del Gran Templo de Amón en Tanis. Los descubrimientos convencieron, equivocadamente, a Montet de que Tanis era la antigua Per-Ramsés.

El 25 de Febrero de 1939, limpiando los escombros de una de las viviendas ptolemáicas, Montet, tras levantar el bello pavimento de una de esas viviendas encontró restos de ushesbty de un rey, Sheshonq, que figuraba en la puerta del templo, y un nudo de Isis de oro. Levantando una gran losa con forma de dintel, descubrió una cavidad casi cubierta de tierra. Ayudado por Fopugerousse y Goyon, Pierre Montet, creyó encontrarse en la tumba de Sheshonq, pero las inscripciones demostraron que era Osorkon. (XXII dinastía).

Antes de seguir con los descubrimientos de las tumbas, me gustaría comentaros algo importante. En Tanis, los reyes no solo crearon una nueva capital, si no que copiaron de manera muy cuidadosa el esquema de la ciudad que dejaban en manos del clero de Amón, Tebas. Construyeron un templo de Amón, que salvando las distancias de cantidad y calidad, se asemeja en su planta al templo de Karnak. Un templo grande dedicado a Amón, un templo dedicado a Horus, el templo dedicado a Konsú, un lago sagrado, un gran temenos de adobe que cerraba todo el recinto, y en el exterior el Templo dedicado a Mut. Y digo lo de curioso, porque podría dar la falsa impresión, de una huida del dominio de Amón en beneficio de otro dios, pero no fue asi…

Fue en el interior de este recinto donde los reyes de Tanis decidieron tener sus moradas eternas.

El día 17 de marzo de 1939 (no podía ser de otra manera ) fue recordado por Montet como : ” Un día maravilloso digno de las Mil y una noches”, Montet entraba en la tumba inviolada del faraón de la XXI dinastía, Psusennes I.

El sarcófago de plata don la cabeza de halcón, encontrado en la antecámara, se abrió el 21 de Marzo, en presencia del rey Farouk. Pero no se trataba de Pssusenes, sino de Sheshonq Heqakheperre…

El 23 de enero de 1940, Montet encontró la tumba con el ajuar del principe Hornakht, hijo de Osorkon II que se encontraba en una cavidad oculta de la antecámara de su padre (tumba I). Rl 16 de Febrero de 1940 se separa el blocaje de la tumba III, y se entra en la camara funeraria de Psusennes.

Era la primera tumba real encontrada intacta en Egipto. Seutilizaron para la maniobra de separar la piedra de cierre, los mismos rodillos de bronce abandonados allí por los que sellaron la tumba. El 16 de Abril de 1941, a instancias del rey Faruk, se abré la cámara paralela a la de Psusennes (tumba III) descubriéndose la cámara funeraria de Amenemope, que, en principio, estuvo preparada para la reina Mutnedjmet, esposa de Psusenes.

Y para aqui, simplemente por que la cosa os parecera confusa…¿no?…y la verdad es que lo es. Imaginaros por un momento, encontrar dentro de un templo consagrado a Amón, toda una serie de tumbas reales, al parecer invioladas, pero practicamente las unas encima de las otras, en un pequeño espacio. Lo podreis ver bién en el plano que pongo del templo. Y no solo eso, tanto el templo como la entrada a las tumbas, estan construidos a base del material recuperado de lo que fue la antigua ciudad de Ramsés II: Per-Ramsés.

Aqui se encontraron tesoros, que la mayoría de gente que va al Museo de Cairo, no va a ver, simplemente porque quedan deslumbrados por Tut. Pero realmente vale la pena perder unas horas en su contemplación. No solo son de un gran esplendor los sarcófagos de plata, las mascaras de oro, sino que hay un sinfín de joyas de una delicadeza y de un trabajo verdaderamente excepcional.

Cuando se encontró , en la antecámara de la tumba de Psusennes , el ataúd de plata de Sheshonq, este yacía entre dos momias descompuestas.

En su interior la máscara funeraria parecía flotar sobre las incrustaciones de un sarcófago de cartonnage totalmente descompuesto a causa de la intensa humedad. Esta fue la tónica en todos las tumbas reales de Tanis, la capa freática esta muy alta, y la humedad que esto comporta destruyo todos los materiales organicos; nada quedó de los ajuares funerarios, las vasijas y otros elementos que estaban sobre estanterias o muebles de madera, cayeron al suelo y se rompieron. Asi mismo las momias estaban totalmente destruidas por la acción de la humedad que rehidrató los cuerpos e hizo que estos sufrieran una descomposición.

La momia descompuesta de Shessonq apareció cubierta con dos pectorales y los amuletos protectores que se habían colocado entre las vendas.

Como todos sabeis la tumba del rey Psusennes I es la segunda tumba de un faraón encontrada inviolada, o casi.

Dos faraónes: Tutankhamón y Psusenes I, dos tumbas, y dos descubridores, Carter y Montet;estos son los puntos de encuentro. Los de desencuentro son la diferente forma en que esos hallazgos fueron tratados en su época, y en la forma que los ha tratado, también el gran publico.

Mientras el descubrimiento de la tumba de Tutankhamón forma parte de la historia de la arqueología, no solo por sus tesoros, si no también por la gran labor efectuada, durante antes y despues de su descubrimiento, en las tumbas reales de Tanis, ocurre todo lo contrario.

El tesoro de Tut, llenó paginas a miles, creo una corriente de “tutanmanía” que perdura aún hoy. La labor de Carter, las fotografias de Burton, el cuidado exquisito en la descripción de las piezas y su catalogación, incluso los motivos personales y las supuestas maldiciones. Cualquier cosa era buena, al fin y al cabo estabamos en los “felices 20″ . Aun hoy día nos fascina leer todo lo concierne a esta tumba. Sin embargo…¿quien era Tut?…pues un jovencisimo monarca, que fue colofón a una oscura etapa en los finales de la XVIII dinastía, y del cual no sabemos practicamente nada.

Sin embargo los tesoros de Tanis, fueron encontrados por Montet de forma casual. Empeñado en una busqueda de lo que él creia el tesoro desaparcido en el saqueo del Templo de Jerusalen, esperaba encontrar quizá el Arca de la Alianza.Convencido de que las tres ciudades (Tanis, Avaris y Per-Ramses) eran una sola arrastro a su familia, primero a su mujer y posteriormente a sus hijas, a la aventura en la que se volcó hasta casi el día de su muerte. Sus metodos fueron muy rudimentarios, las fotografias pésimas y escasas,y su mal caracter legendario; pero con todo eso no se debe despreciar, para nada, la labor realizada. La repercusión para el gran publico del descubrimiento fue escaso, la II Guerra estaba en puertas…

Como ya he comentado al entrar en la antecamara de Psusenes se encontró un enterramiento que correspondía a Sheshong.

Esa pared era la que daba acceso a la cámara de Psusenes. creo que fue en Febrero de 1940, que se entró en dicha cámara.

Lo que alli había era un perfecto caos. La humedad, que rezumaba por las paredes, había dañado todo lo que era material organico. Los cofres de madera que contenian los ushebtys, al descomponerse ésta, había esparcido todo su contenido por la cámara y se habían mezclado con la vajilla de oro del ajuar funerario.

La momia estaba en un estado lamentable, y se tardaron 14 dias es poder sacar la máscara funeraria.
Los trabajos de vaciar los tesoros de la tumba se hicieron en una atmosfera muy enrarecida. El mal caracter de Montet, su mala relación con los obreros, y el gran valor de los tesoros encotrados, hicieron que Montet, solicitara más protección y más soldados, pues al decir de él: “estamos rodeados por merodeadores altamente sospechosos”.

La verdad es que este hallazgo, paso sin pena ni gloria, por las circunstancias que ya he comentado…y es un lastima que la figura de Pierre Montet no sea conocida por él gran publico…

Siguiendo un poco más en estos erráticos apuntes, una curiosidad…cuando se encontró la tumba de Psusennes, esta tenía un magnifico sarcófago de piedra, la tapa muy bonita estaba muy bién labrada…

Más tarde se supo que aquella tapa había viajado desde Luxor, y había pertenecido al faraón Merenptah, hijo y sucesor de Ramsés II.

Otra curiosidad, sabeis la procedencia del oro que los reyes de Tanis tençian en sus tumbas?…pues es muy probable que esa procedencia fuera debida al expolio de las tumbas del Valle de los Reyes…

Los mismos sacerdotes que se dedicaban a la piadosa restauración de momias reales , en sepulturas ya violadas, se dedicaban a la busqueda de sepulturas sin violar, y marcaban los emplazamientos donde creina qu se podía encontrar…

La necesidad de oro era grande, y sin Nubia, la principal proveedora de él, solo quedaba una solución : el reciclaje…

Lamentablemente los metodos utilizados por P.Montet en su busqueda en Tanis fueron más que precarios, las fotografias malas nada tienen que ver con las obras de arte que hizo Burton con los tesoros de Tut. Asi mismo la descripción de las piezas y su inventario también dejaron mucho que desear, desaparecieron piezas, e incluso una hilera completa del famoso collar Psusenes, aquel maravilloso que tiene dos bolas de oro de procedencia Mitana.